Mes: enero 2018

Acero inoxidable marino

Acero inoxidable marino

En construcción naval, sean buques o no, cada vez más se están utilizando los aceros inoxidables, en concreto los aceros austeníticos, bajos en carbono, como el AISI 304 y AISI 316.
La cuestión que se intenta resolver es si existe o no diferencia entre ambos, para utilizarlos indistintamente en ambientes marinos por sus propiedades inoxidables o mecánicas.

En GFB Ultrasonidos creemos que el comportamiento mecánico de ambos materiales es idéntico, pero su comportamiento frente a la corrosión es muy importante, por lo que el uso del acero inoxidable 316 en ambientes marinos es casi una obligación, ya que es uno de los medios más corrosivos que podemos encontrarnos, de hecho uno de los ensayos para conocer la resistencia a la corrosión son las cámaras salinas. Por eso utilizamos este acero inoxidable en las piezas de anclaje de nuestro sistema antialgas por ultrasonidos.

El Molibdeno en la fabricación el AISi 316, le confiere unas propiedades mas resistentes a la corrosión en zonas muy agresivas, Esto no quiere decir que no se emplee el acero inoxidable 304 en dichos ambientes, generalmente para abaratar, aunque independientemente de cuál de los dos aceros se emplee, es fundamental un buen diseño (evitando vibraciones, contacto con otros metales, etc.) y protección, por ejemplo con una buena pintura o con el empleo de ánodos de sacrificio.

En todo caso, en su composición, el AISI 304 tiene mas Cromo (entre el 18% y 20%) con respecto al AISI 316 (entre el 16% y 18%). El Niquel refuerza la acción del cromo. Pero aún así son muy parecidos, con la salvedad del Molibdeno que indicábamos antes. Este componente se utiliza para evitar la fragilidad de revenido o enfermedad de Krupp, consistente en que al pasar con lentitud por cierta zona de temperaturas durante el enfriamiento del revenido, el acero se hace frágil, sin que se sepa con certeza a que es debido.

Publicado por gfbultrasonidos en Artículos, 0 comentarios