agroindustria

Agroindustria 4.0.

Agroindustria 4.0.

Todos los expertos afirman que la agroindustria 4.0. es una “revolución tecnológica” que debe ser aprovechada por el sector agrario.

El internet de las cosas, el procesamiento de los grandes volúmenes de datos o la inteligencia artificial son claves para una nueva configuración en la organización de los recursos y procesos.

Este nuevo concepto de Agrointeligencia se extiende a toda la cadena de valor, desde la semilla hasta el producto puesto a disposición del consumidor final.

En la cadena de valor, dice un informe de Hispatec que “similares tecnologías se hallan en las explotaciones agrícolas, donde se puede modelar algorítmicamente el desarrollo del cultivo al objeto de planificar su posterior comercialización, estimar producción, calcular momentos adecuados de recolección, automatizar procesos de riego, interactuar con elementos estructurales de la finca (como por ejemplo en invernaderos, mecanismos de control climático, apertura / cierre de ventanas, etc.), aplicar tecnologías Machine learning, Deep learning, Big Data en general para ayuda en la toma de decisiones”.

Esto permite la toma de decisiones y se posibilita la garantía de que los alimentos han sido creados de forma totalmente saludable y compatibles con el medio ambiente.

La transformación digital es una realidad imparable, y el sector agroalimentario está viviendo en estos momentos una auténtica revolución para aprovechar de la forma más eficiente todas las posibilidades de las nuevas tecnologías, con el objetivo de avanzar en la competitividad y la sostenibilidad.

Así las cosas, la capacitación profesional, la mayor financiación y la puesta en común de experiencias son las principales necesidades para que esa llamada a la modernidad agroindustrial haga de nuestra oferta un paradigma en la implementación de nuevas tecnologías, de robotización, del uso aplicado de metadatos y de análisis de sistemas.

La digitalización es una palabra cada vez más presente en la agricultura, pero se antoja clave para luchar contra la despoblación del medio rural y permitir el desarrollo de nuevas oportunidades de empleo en los pueblos, donde está la agricultura y las pequeñas y medianas empresas que no deben quedarse al margen de la revolución agrotecnológica.

El sector en España está constituido por unas 900.000 explotaciones agrarias y unas 28.000 industrias alimentarias, de las que más del 95 % son pymes.

Desde el MAPAMA se reconoce que el nivel de digitalización y la facilidad para su implantación es mucho mayor en los sectores de alta tecnología que en los tradicionales y, dentro de cada sector, en las grandes empresas frente a las pymes. De ahí la importancia de impulsar la transformación del sector agroalimentario y del medio rural.

Jóvenes y mujeres, primeros en abandonar los pueblos ante la falta de oportunidades. El medio rural sufre una importante amenaza de despoblamiento, se encuentra “masculinizado y envejecido” y los primeros que lo abandonan son “los jóvenes y las mujeres“. El medio rural español ocupa el 90 % del territorio, pero en él solo habita el 20 % de la población.

En la futura Política Agrícola Común (PAC) el medioambiente y el cambio climático serán aspectos prioritarios, en los que la industria agroalimentaria 4.0 jugará un papel importante y deberá ser un eje fundamental de la política de desarrollo rural. Respecto a la financiación, otro de los objetivos será identificar las diferentes iniciativas financiadas con los distintos instrumentos disponibles (ayudas de Feder, Feader, CDTI, Mineco, H2020, Life, Eureka…)

Publicado por gfbultrasonidos en Artículos, 0 comentarios