Congo

Coltán, mineral de sangre

Coltán, mineral de sangre

Probablemente esté leyendo esta entrada a través de su smartphone o iphone, de su tablet o ipad, o de su ordenador portátil. Todos estos dispositivos electrónicos tienen una cosa en común: El Coltán, producto de la unión de otros dos metales: Columbita y Tantalita, minerales muy escasos y de los que la República Democrática de Congo posee el 80% de las reservas mundiales. Químicamente el coltán no es ningún mineral, sino un término que une “Col” de Columbita y “Tan” de Tantalita.

La extracción de este mineral tan codiciado por las grandes empresas produce un baño de sangre similar al de los diamantes. Jornadas laborales de más de 14 horas en la mina a cambio de un euro, soldados armados con varas de madera, y niños, muchos de ellos que ni llegan a los 12 años, obligados a trabajar dentro de los túneles ya que su tamaño es el idóneo para poder extraer el mineral que está en el interior. UNICEF denuncia que en Congo hay más de 40,000 menores trabajando en las minas de mineral.

Las minas están divididas en “rojas” o “verdes” El gobierno congolés y las Naciones Unidas prohíben la compra del coltán de minas rojas.

Para indicar si las minas son rojas o verdes, el gobierno debe desplazarse al lugar para comprobar que las explotaciones mineras no están en manos de grupos rebeldes, no trabajan menores y no hay mineros forzados a trabajar. En cinco años sólo 140 minas, de las 5.000 que hay en todo el país, han sido declaradas como verdes.

Ruanda se ha convertido en el principal lavadero de coltán del mundo. Una vez allí, ya nadie pone en duda su procedencia. Ruanda es el principal productor de coltán del mundo y, paradójicamente, no tiene reservas de este mineral.

En 2010, Estados Unidos, viendo la incongruencia de comprar un mineral a un país que no tiene reservas, intentó regular el mercado con la aprobación de la ley Dodd-Frank, que obligaba a las empresas norteamericanas a garantizar que las materias que usan para fabricar sus productos no proceden de zonas en conflicto y no sirven para financiar el derramamiento de sangre. Esto incluía minerales como el coltán, casiterita, wolframio y el oro.

Según un informe de Amnistía Internacional, que analiza los informes presentados por 1.312 empresas norteamericanas como Apple, Boeing…, la mayoría de las empresas decían desconocer la procedencia de los minerales que usaban. Sólo el 4% confesó que procedían de la República Democrática del Congo.

Un material descubierto hace relativamente poco es el grafeno. Aún es muy temprano para poder decir si sustituirá al coltán, pero entre las muchas propiedades que tiene este material, algunas muy interesantes son que tiene la capacidad de autoenfriarse, conduce la electricidad mejor que ningún otro metal conocido y es muy resistente, abundante y económico. Todas estas propiedades permitirán crear baterías mucho más duraderas. Se crearán ultracondensadores que pueden llegar a ser diez veces más duraderos y que se cargan en mucho menos tiempo. Según las previsiones, esto puede llegar a comercializarse en los próximos cinco o diez años.

Publicado por gfbultrasonidos en Artículos, 0 comentarios